Nostalgias de un emigrante-Niños de alpargatas y mocos-Antonio Miguel Oliveros Quiroga

NIÑOS DE ALPARGATAS Y MOCOS ¿Hay algo más importante que los niños?… La vida de un niño es lo más importante, de cuantas preocupaciones puedan tener …

Nostalgias de un emigrante-Niños de alpargatas y mocos-Antonio Miguel Oliveros Quiroga

Un día diferente…

Buenos días, hoy quiero escribir como quien le escribe una carta a una buena amistad, de esas que perduran con el tiempo; escribo sin borrador, quiero dejar que las palabras fluyan solas como las siento, como las pienso y… como soy y quiero ser.

Debo confesar que no he estado de buen ánimo, los deseos de escribir me han abandonado en estos días y cuando la tristeza se apodera de mí, no me gusta dedicarle tiempo a la escritura; pero hoy, 24 de Mayo, día de María Auxiliadora, quise, a modo de homenaje, compartir con ustedes, este pequeño recuerdo de cuando tenía siete años, para los que les gusta sacar cuentas, fue en el año 1961. Fue cuando hice mi primera comunión, cuando me casé, como decían todos mis amistades del barrio y en cierta medida, sí, me casé con Dios ese día.

Fue cuando leí, estudié y me aprendí el primer libro y el mejor que he leído en toda mi vida; El catecismo, a pesar de que alguna vez, «alguien», se rio de mí cuando me preguntó cuál había sido el primer libro que leí y con mucho orgullo fui sincera al responder. Fue cuando cada parte de mi ser, se impregnó de cada uno de los diez mandamientos; hasta el día de hoy me acompañan, pienso que en las escuelas, aunque no sean religiosas, deberían incorporar el catecismo como asignatura, tal vez… mejoraría un poquito el futuro.

Mis primeros años de estudio fueron en la escuela María Auxiliadora en Santiago de las Vegas, un pueblo muy bonito en La Habana, donde viví mis años de soltera y de los que guardo bellos recuerdos. Es una pena que por cuestiones ajenas a mi voluntad y la de mis padres, cuando iba a comenzar el tercer grado, tuvieron que inscribirme en otra escuela, no religiosa, donde lloré muchísimo, pues extrañaba a mis profesoras, todas monjas, quizás… hubiera sido monja también, o de no serlo me hubieran preparado mejor para la vida, las niñas que culminaban sus estudios en esa escuela, eran íntegras en conocimientos, al menos, así lo recuerdo, lo siento y lo pienso.

Tuve una vecina que me preguntó un buen día, que si yo había estudiado en un colegio religioso y le conté y le pregunté, por qué me preguntaba, respondió qué porque se notaba por mi manera de ser, no sé, es posible qué las monjitas tan lindas y buenas, hayan depositado tanto amor en mí, qué a pesar de los años, perdura.

Por hoy termino con mis recuerdos, dedicado a mis buenas amistades, y a todos los que comparten conmigo unos minutos de su precioso tiempo para leer los escritos que publico, donde he sido feliz, el nueve de mayo se cumplieron dos años del blog, donde sin ser escritora, sin estudios, con toda mi ignorancia y como un pequeño barquito, me aventuré y me lancé a la mar, como un niño que quiere jugar, yo quise jugar con las letras y les confieso, he sido muy feliz y muy agradecida de ustedes, sigo navegando, a veces bajo fuertes tormentas, pero no se preocupen, sobrevivo, es lo importante, espero me sigan teniendo paciencia, mientras tanto, seguiré jugando, como comencé y hasta que Dios quiera. Bendiciones.

Cerca de un cercado, vivo…

Cerca de un cercado, vivo…

Y más cercas he construido

a mis espaldas,

y entre piedras resguardo

austeras esperanzas,

perfumadas con el verde

intenso de mis plantas,

ellas, me delatan

y me aguantan, aún más

porque saben que quiero

viajar entre densas nubes

blancas y desandar

hacia esa otra alborada,

mientras espero…

me tumbo a descansar

un poco, quizás…

mañana enjuague mi cuerpo,

y logre calmar mi alma

de este desasosiego

que sin razón me embarga,

me dices Señor,

por qué este sinsentido

y dudo, dudo de todo

todo, duele conocer,

me dices, sácame

de mi ignorancia,

no sé por qué, jamás

entiendo nada,

duele tanto el desamor

qué aún; hasta

en mi pequeño rincón,

¡Me alcanza!

Jueves, 19 de mayo del 2022.

He tenido el privilegio de llorar…

Y asentar mis lágrimas breve instante; intentando regalar un mensaje de amor antes que cayera la tarde; en mi tanto llorar y llorar, hallé un náufrago embriagado y lloré aún más ante tal visión, ¡estaba triste, muy triste, diciéndole adiós al sol!

Imagen tomada de internet.

Martes, 17 de mayo del 2022.

Crea tu sitio web con WordPress.com
Comenzar